"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"¿Queremos o no ser considerados un país donde existe la moda?"

"¿Cómo se puede mantener el talento en un mundo voraz? ¿Cómo no tentarse frente a las luces y apariciones?"

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

Tim Coppens FW13

13/06/2013/ 10:50 pm

Siguiendo con los nombres que la CFDA reconoció como los más importantes en el área de la moda masculina, quizás el que menos eco hace es Tim Coppens. Nominado al premio Swarovski para el Diseño Emergente Masculino, este diseñador belga ha logrado captar la atención de la crítica más acérrima, ganando terreno de manera vertiginosa junto a nombres que ya son conocidos en Nueva York. Su rápido ascenso lo hizo llegar en el año 2008 a la dirección creativa de RLX -la división outdoor de lujo de Ralph Lauren-, donde permaneció 3 años aprendiendo el lenguaje técnico del urban sportswear, tendencia que ha inundado las pasarelas de las últimas temporadas. Finalmente, en el año 2011, su primera colección en solitario generó gran expectativa de los compradores de retail, logrando que Barneys New York se llevara la primicia para su oferta de moda masculina. De esta forma, Tim Coppens apareció de la noche a la mañana en el mapa de la moda, haciéndose amo y señor del urban sportswear bajo una mirada de autor y una ejecución insuperable en su concepto de sastrería deportiva.

Su pasarela otoño-invierno 2013 nos habla de esta expertise y su confianza en el urban sportswear como un motor de numerosos diseñadores. Sin embargo, acá vemos cómo Coppens logra integrar el lado más tradicional y purista del oficio sartorial a su aspecto más lúdico, donde cortes de traje se entremezclan con bomber jackets, zapatillas de caña alta y chaquetas con cierre de largo de tres cuartos. Líneas reflectantes en los costados de algunos pantalones y cortes motoqueros en chaquetas de calibre más casual son los recursos más visibles del oficio de Tim Coppens, los que nos adentran en una lógica en la que la comodidad también es factor de construcción. En resumidas cuentas, ésta es una colección donde hay elegancia y dinamismo, pero donde también hay una consistencia y visión de autor que nunca se transa. No hay duda alguna que Tim Coppens será un nombre fuerte a partir de este año y que lo veremos con bastante más frecuencia en las vitrinas editoriales más importantes del mundo de la moda.

As we continue talking about the recently acknowledged menswear designers by the CFDA, maybe the most unfamiliar name you’ll find is Tim Coppens. Nominated for the Swarovski Award for Menswear, this belgian designer has managed to call the attention of the most harsh critics, gaining ground in a vertiginous way next to name that are already installed in New York. His quick uprising made him head creator at RLX -Ralph Lauren‘s luxury outdoor performance division-, where he worked for 3 years learning the technic language of urban sportswear, trend that flooded several runways during last seasons. Finally, in the year 2011, his first signature collection caused big expectations from retail buyers, getting Barneys New York to buy the very first news to their menswear offerings. This way, Tim Coppens appeared overnight on the fashion map, turning into the master and lord of urban sportswear under a signature vision and the best execution ever of his own concept of sporty tailorship.

 His 2013 fall-winter runway talks us about this expertise and his trust in urban sportswear as creative engine for lots of other designers. However, here we see how Coppens gets to integrate the most pure and traditional side of the tailoring work to its most dynamic aspect, where suit cuts get mixed with bomber jackets, high-boot kicks and 3/4 long zipped jackets. Fluorescent lines in some pants and biker cuts in rather casual jackets are the most visible resources of Tim Coppens’ craftmanship, which get us inside a logical thinking where comfort is also a construction factor. Summing up, this is a collection full of elegance and dynamism, but where you can also find consistency and author-minded vision that never gets forced. There’s no doubt whatsoever that Tim Coppens is going to get big from this year on, and will surely appear more that frequently in the most important editorial showcases of the fashion world.

Post Anterior3.1 Phillip Lim AW13 Siguiente PostAJ METS FW13

¿Qué opinas tú?