"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

"¿Cómo se puede mantener el talento en un mundo voraz? ¿Cómo no tentarse frente a las luces y apariciones?"

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

THE 2014 RED CARPET REVIEW

6/03/2014/ 3:18 pm

Una de las cosas positivas que pudimos ver en las alfombras rojas es que ser “normal”, ya dejó de ser una tendencia masculina. Hay una mayor conciencia de lo que significa construir un estilo propio y cómo las reglas y protocolos de las galas de antaño quedaron atrás. Algunos atrevimientos que ya venían desde los años ’90, como la camisa negra en trajes negros, ya eran apuntados como de mal gusto y así se mantuvieron hasta que el color, las texturas y la accesorización comenzaron a ganar terreno. Este año, azul, burdeos y violeta son algunas de la innovaciones en color para trajes enteros, mientras que los dúos de color de blazer blanco y pantalón negro lograron destacarse. Mezclas de materiales en solapas de blazers, o aplicadas a los looks con blazers y pantalones de diferentes telas, son un indicativo de que el hombre busca detalles para sobresalir. Blazers cruzados, de un sólo botón, trajes de tres piezas, chaqués, prendedores, foulards reemplazando el rol de la corbata, zapatos con pinchos o detalles de metal, e incluso mocasines con diseño fueron detalles que marcaron una diferencia.

Entonces, ¿cómo podemos hablar de la gala como un dresscode aburrido para los hombres? A nivel local, nuestra humilde Gala del Festival de Viña nos mostró, en una escala nanométrica, de que el hombre quiere verse mejor y que está haciendo algo al respecto. Los zapatos de charol eran algo impensado para el hombre chileno, y en la alfombra roja lograron aparecer con gracia y elegancia. Smokings bien cortados y a la medida terminan por evidenciar la relevancia de las siluetas y calces versus el ejercicio de llevar un traje en serie y en tallas standard. Podríamos hablar de un primer paso en Chile para comenzar a hablar de las galas como un formato de evento que requiere de un dresscode diferente al de asistir a un matrimonio, o a una reunión de directorio, y que podría replicarse como un formato atractivo para elevar la conciencia de moda y estilo en nuestro país. ¿Estamos el resto del país preparados para asumir una gala como se debe? ¿Cómo podemos darle sabor a una regla de vestimenta que está cediendo ante la visualidad masculina? A continuación, algunos de los más destacados looks de las alfombras rojas más importantes del mundo del cine.

One of the positive things we could see on the red carpets this year, is that “normal” is no longer a menswear trend. There’s more awareness on the importance of putting up a self-made style, and the fact that the rules and protocols of the galas from the past are getting outdated. Some gala liberties that came from the ’90s, like black shirts on black suits, were labeled as tasteless, until some other features like color, texture blends and accesories began to gain wider ground. This year, blue, burgundy and violet are some of the color innovations for suits, while white blazer & black pants duets stood out. Material blends on blazer lapels, or ensembles of blazers and pants in different fabrics, are proof that men are looking out for outstanding details. Double-breasted blazers, one-buttoned blazers, three-piece suits, tailcoats, pins, foulards replacing ties, spiked-shoes or metal details, and even high-designed loafers made the difference.

Then, how can we talk about gala dresscode as something boring for men? Locally, our modest Viña Song Festival Gala showed us, in a nanometrical scale, that men are trying to look better and actually doing something about it. Patent leather shoes were out of the system for chilean men, but in this year’s red carpet they managed to appear with grace and elegance. Clean cut bespoke tuxedos make clear of the relevance of fittings against the fact of carrying standard size suits. We could be talking about the first step in Chile for beginning to talk about galas as an event format that require a different dresscode from the ones used for going to a wedding or a board meeting, and that could flourish as an attractive setting to elevate fashion and style awareness in our country. Are the rest of us chileans ready for assuming a gala as it should? How can we spice up a menswear dresscode that is giving in for ideas? You can find some of the most remarkable red carpet outfits in the pictures above.

Post AnteriorMARC BY MARC JACOBS FW14 Siguiente PostMR. GENTLEMAN AW14

¿Qué opinas tú?