"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"¿Queremos o no ser considerados un país donde existe la moda?"

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

Stolen Girlfriends Club AW13

21/09/2012/ 2:30 pm

Tener un estilo a la medida de lo que queremos. Sin sacrificios. Esa es la consigna que unió –sin tener estudios en moda- a los neozelandeses Dan Gosling, Luke Harwood y Marc Moore para crear una marca que los identificara con el desparpajo del surf y el rock, con estética provocadora e ícono de una generación que está en constante búsqueda de una identidad propia. Es así como Stole Girlfriends Club logró posicionarse rápidamente como una marca vanguardista favorita de las editoriales de moda, así como de fashion bloggers de todo el mundo. Su estilo cercano y sincero, habla de una marca que logra interpretar a la perfección a su nicho, caracterizado por asociar fielmente música y moda. Y eso es Stole Girlfriends Club: a veces grunge, hip-hop, glam, o incluso indie. Una marca que recoge el espíritu noventero y lo prolonga hacia códigos hipster, con toques modernos que nunca dejan de lado cierta nostalgia legendaria.

En el marco de la Semana de la Moda de Nueva Zelandia, Stole Girlfriends Club fue una de las pasarelas más esperadas, debido al ruido que siempre se genera con sus puestas en escena y sus sorprendentes colecciones. Para el otoño-invierno 2013, la marca redefinió el estampado de camuflaje con un diseño de autor, cambiando así la lógica de combate, por una muchísimo más ilustrativa y con detalles que incluye una paleta de colores muchísimo más amplia que la del arquetipo militar. Cortes relajados que mezclan el lado más rudo del streetwear, con la actitud del grunge, la soltura del hip-hop y guiños al hipster urbano. Una colección interesante, para nada pretenciosa y que deja muchas preguntas sobre cómo alcanzar el éxito fuera de la vieja escuela de la moda. ¿Para quién conviene diseñar? ¿Es la crítica especializada esencial para una marca?

 To own a tailor-made style. Without any sacrifice. That’s the motto that brought together –without any fashion studies- the newzealanders Dan Gosling, Luke Harwood and Marc Moore to create a clothing brand of their own, in order to get identified with the nerve of surf and rock with a provocative and iconic look for a generation that is always searching for an identity of their own. This is how Stole Girlfriends Club managed to get a position right away as an edgy brand that soon became a fetish for fashion editorials, as well as for fashion bloggers from all over the world. A close and truthful style speaks out for a brand that gets its niche, better known for an inseparable association of both music and fashion. And this what Stole Girlfriends Club is: sometimos grunge, hip-hop, glam, or even indie-like. A brand that picks up the spirit from the nineties and takes it over to hipster aesthetics, with modern touches that always remind of a legendary nostalgia.

 During the recent edition of New Zealand Fashion Week, Stole Girlfriends Club was one of the most expected runways of the Schedule, due to all the fuss that comes along with their stage work and surprising collections. For the 2013 fall-winter season, the brand re-did the camouflage prints with a signature design, turning the combat utility for a much illustrative look, with details that bring on a wider color palette than the military archetype. Relaxed cuts that bring out the most harsh side of streetwear, with the attitude of grunge, the easiness of hip-hop and winks to the urban hipster. An interesting collection, completely unpretentious, that also leaves a lot of questions on how to be successful, regardless from the fashion old school. For whom is convenient to design?  Are fashion critics the main thing for a brand?

Fotos: rebekkahfarrell.blogspot.com

Post AnteriorDuckie Brown SS13 Siguiente PostWood Wood SS13

¿Qué opinas tú?