"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

"¿Queremos o no ser considerados un país donde existe la moda?"

"¿Cómo se puede mantener el talento en un mundo voraz? ¿Cómo no tentarse frente a las luces y apariciones?"

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

Pierre Balmain SS13

2/10/2012/ 11:00 am

Históricamente, Balmain se ha destacado por ser elegantísimo de pies a cabeza. Desde que hizo de la estola una prenda popular en la alta costura femenina en la década de los ’50, no ha parado de cosechar éxitos y respetos de parte de la industria. Sin embargo, al igual que otras importantes marcas como Yves Saint Laurent -ahora llamada Saint Laurent Paris- y Christian Dior, en el último tiempo Balmain ha renovado su mano creativa para la línea Pierre Balmain -el brazo más asequible y casual de la casa francesa-, contando con la dirección de Oliver Rousteing, quien asumió el puesto en abril de 2011 y que cuenta con una vasta experiencia trabajando para la división femenina de Balmain, así como en los estudios de Roberto Cavalli. De esta forma, Rousteing se suma a los nuevos nombres creativos de las principales casas de moda, acompañando en el recambio generacional a nombres como Hedi Slimane y Raf Simons.

En la reciente edición de la Semana de la Moda de Nueva York, Pierre Balmain ofreció un colorido y llamativo mosaico de tendencias para la próxima temporada de primavera-verano. Así, cortes sartoriales básicos y entallados se aplican a materiales, estampados y colores que marcan la diferencia y que, sin duda, serán tendencia el próximo año. En la pasarela, se pudo observar al denim en forma de traje con una liviandad pocas veces vista, así como una paleta de colores que incluye una vez más al blanco y el negro -como en casi todas las pasarelas de este año-, junto con el rosado -en tonalidades fuertes y suaves- y el celeste, colores igualmente contrastantes y simbólicos. En cuanto a trabajos de estampado, pareciera que la colaboración de la artista japonesa Yayoi Kusama para Louis Vuitton logró destacarse entre lo más visto del último tiempo, ya que en el portafolio de Pierre Balmain también aparecen los puntos en disposición correlativa como un juego visual para refrescar una colección que se mueve entre el estilo preppy y el propio de la riviera francesa. A pesar de su sencillez, es una pasarela que rescata la esencia de la marca y la decora equilibradamente para lograr looks modernos y frescos.

Historically, Balmain has always been known for being head-to-toe elegant. Ever since he made stoles a popular thing for haute couture down in the ’50s, this label has kept the success and acknowledgements coming in a regular basis. However, just like other important labels, such as Yves Saint Laurent -recently re-named Saint Laurent Paris- and Christian Dior, Balmain has lately renewed its creative hand for the Pierre Balmain line -the most affordable and casual arm of the french maison-, counting with Oliver Rousteing’s direction, who assumed in April 2011, and has a wide experience working for the Balmain’s womenwear division, as well as for Roberto Cavalli. This is how Rousteing add his name to the new head creatives of the most popular fashion maisons, walking in this generation change beside other big names like Hedi Slimane and Raf Simons.

On the recent edition of New York Fashion Week, Pierre Balmain offered a colorful and attractive trend mosaic for next spring-summer season. Basic and slim sartorial cuts are done with materials, prints and colors that make a difference and that, without any questions, will be among the trendy stuff for next year. On the runway, denim featured in suits with a never-before-seen lightness, as well as a palette that once again has black and white on it -just like almost every runway shown this year-, next to pink -in both strong and soft tones- and sky-blue, colors that are just as contrasting and symbolic. In terms of printwork, it seems like Yayoi Kusama’s collaboration for Louis Vuitton made its way into the most awesome things this year, just because we can see those same correlative polka dots in a visual game that refreshes a collection that swings between preppy and French Riviera styles. In spite of keeping it simple, it’s a runway that brings out the label’s essence and fairly decorates it to get modern and fresh outfits.

Fotos: style.com

Post AnteriorWood Wood SS13 Siguiente PostSaint Laurent Paris SS13

¿Qué opinas tú?