"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

"¿Cómo se puede mantener el talento en un mundo voraz? ¿Cómo no tentarse frente a las luces y apariciones?"

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

Michael Bastian FW13

2/03/2013/ 4:50 pm

La tradición de la moda masculina americana se ha visto reforzada durante la última década con nombres como Tom Ford, Tommy Hilfiger, Rag & Bone, entre otros que acompañan al estilo que desde siempre Ralph Lauren ha hecho suyo, con un ideal centrado en la costa atlántica y con fuerte influencia en el estilo preppy de las universidades de la Ivy League. No obstante, el devenir de la moda hipster y la fuerza de Nueva York como capital de moda han hecho que el preppy deje de ser el único estilo validado por la industria, dando pie a una moda masculina que ha crecido y encontrado una diversidad que era impensada hace una o dos décadas atrás. Dentro de los nombres que han surgido como promesas de la renovación de la moda neoyorkina ha aparecido Michael Bastian, un neoyorkino que saltó de los escritorios administrativos de retailers como Bergdorf Goodman al oficio de diseñador, gracias a su experiencia en la toma de decisiones dentro del negocio de la moda. Luego de primeros 6 arduos años de trabajo, finalmente Michael Bastian fue reconocido por el CFDA en el año 2011 como el Mejor Diseñador de Moda Masculina del Año, catapulta que lo ha llevado a concretar numerosas colaboraciones, con marcas como Havaianas, Randolph Engineering y, la más conocida de todas y que aún se mantiene vigente, con GANT.

En la pasada edición de la New York Fashion Week, Michael Bastian fue uno de los nombres potentes en cuanto a moda masculina, a pesar de haber cambiado completamente su discurso creativo con respecto a anteriores colecciones. Esta vez, su colección otoño-invierno 2013 mostró un lado mucho más oscuro, con looks de muchísimo más carácter y reminiscencias de estilos como el gótico y el cazador, así como algunos guiños de folk. Los shorts sartoriales se destacan como una continuidad de las colecciones de verano, donde las calzas deportivas de hombre son ahora su soporte, creándose así un layering que está más dentro de la tendencia del deluxe sportswear y que rompe el avance de la influencia japonesa, generalmente traducida en capas de al menos tres elementos superpuestos. La existencia casi única de botas y accesorios como guantes de cuero sin dedos, beanies, sombreros y suspensores cruzados le imprimen rudeza a esta colección, algo que contrasta con la presencia de colores rojos, naranjos y burdeos en algunas prendas para cortar un poco la tensión que produce este cambio radical en el ideario de Michael Bastián. Sin duda, esta pasarela es una apuesta arriesgada, pero que atiende perfectamente a las necesidades del streetstyle. ¿Cómo crear moda a partir del streetstyle? ¿Cómo evitar perder los principios creativos?

The american menswear tradition has been reinforced during the last decade thanks to names like Tom Ford, Tommy Hilfiger, Rag & Bone, and others that join Ralph Lauren‘s signature style, which has an archetype set on the East Coast with a strong influence in Ivy League‘s preppy style. Nonetheless, the development of hipster fashion and New York City’s solidity as a fashion capital have caused preppy style to lose exclusiveness in the industry, establishing a rising menswear that has found a diversity unexpected one or two decades ago. Among the names that have come up as promises of the modern New York fashion scene there’s Michael Bastian, a newyorker that went from desk jobs at retailers such as Bergdorf Goodman into designing, thanks to his long-time experience in the fashion business. After 6 hard years of work, Michael Bastian was finally recognized in the year 2011 by the CFDA as the year’s Best Menswear Designer, a springboard award which was followed by a series of collaborations with brands such as Havaianas, Randolph Engineering, and the most known and still on the run, with GANT.

During New York Fashion Week, Michael Bastian was one of the powerful names in the menswear program, in spite of giving a dramatic twist to his regular visual discourse in regards to his prior collections. This time, his 2013 fall-winter collection showed a much darker side, with bold outfits and reminiscence of gothic and hunter styles with some folk winks. Tailored shorts stand out for being the continuance of a summer trend, where leggings are now their support and create a layering that is rather inside the deluxe sportswear trend, which breaks the japanese influence that is, in general, interpreted in layers of at least three overlapped elements. The almost exclusive existence of boots as part of the footwear portfolio, and accesories like fingerless gloves, beanies, hats and crossed suspenders give this collection a rough look, something that gets contrasted with red, orange and burgundy colors that break the tension of Michael Bastian’s radical change. This is by far a risky runway, but it gets perfectly what’s worn out there in the streets. ¿How to create fashion starting from scratch on streetstyle? ¿How to avoid losing one’s creative principles?

Post AnteriorDavidelfín FW13 Siguiente PostArtem Klimchuk FW13

¿Qué opinas tú?