"¿Cómo se puede mantener el talento en un mundo voraz? ¿Cómo no tentarse frente a las luces y apariciones?"

"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

Gala: El Concepto de la Discordia

24/02/2012/ 11:09 pm

No es sólo es la mujer de Salvador Dalí, sino que una palabra que nos complica y aterra. Hace unos días, todo Chile fue capaz de hacer el ejercicio visual de observar los ires y venires de lo que involucra un evento de gala. Pese a la progresiva decadencia que arrastra el Festival de la Canción de Viña del Mar, se trata de un evento de corte internacional y cuya transmisión en vivo llega a televisores de todo el mundo. Es una instancia que muestra a quemarropa -para bien o para mal- el diagnóstico certero de cómo se vive el estilo y el protocolo en nuestro país. Y no hubo que indagar mayormente para darse cuenta de que estamos muy lejos de alcanzar siquiera un grado neutro de elegancia. ¿Qué hace tan difícil la elección de lo que vestimos para cuando se requiere un estilo de gala?

Primero que todo, debemos convenir de que en Chile no hay una costumbre de la gala como formato de evento. El conformismo hace que cambiemos el concepto de “gala” a “evento formal”, opción que suele dar rienda suelta a una mal conceptuada libertad de código. En países donde la gala es casi una institución, suele ser más fácil aprender sus avatares para, finalmente, lograr dinamizar un estilo que para los hombres suele ser uniforme y aburrido a priori. ¿Qué puede hacer un hombre, entonces, para no sentirse parte de un insípido rebaño? Marcar la diferencia con detalles, ya que casi por regla consuetudinaria, el traje, el chaqué y el smoking son las tres formas que existen para vestir adecuadamente en una gala. Aparte de manejar una sobriedad, se pueden agregar detalles que establezcan una identidad, especialmente con pañuelos en el bolsillo de la chaqueta, colleras, relojes, etc. También es conveniente fijarse en cortes, texturas y brillos de los trajes. Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida.

Sin embargo, la mejor escuela es la que nos puede dar la temporada de premiaciones. Las alfombras rojas de los Golden Globes, los Sag Awards, los BAFTA y los Oscars siempre son tribunas que vale la pena observar, de manera de constatar que no sólo existen formas de lucir elegante, sino también para aprender diferencias entre diseñadores y apreciar la importancia de mantener un buen gusto en zapatos y corbatas. Por lo tanto, sólo nos queda esperar ver este domingo los Premios de la Academia para observar cómo se desenvuelven las celebridades en un escenario que no admite errores de ningún tipo.

Gala: A Conflicting Concept

It’s not only Salvador Dali’s wife, but also a terrifying and mind-puzzling word. Just a few days ago, all chileans were capable of doing the visual exercise of watching the ups and downs of what comes in a gala event. In spite of the progressive decadence around Viña del Mar’s Music Festival, after all we’re talking about an international event that is broadcast live on every single TV screen around the world. It’s an instance that brutally shows -for better or worse- an accurate perception of how are both style and protocol treated in our country. It wasn’t any necessary to go on a further research to come to our senses and see that we’re far away to even achieve a neutral state of elegance. What makes it so hard to pick an outfit when it comes to dress for a gala event?

First of all, we must agree that here in Chile we’re not much used to the whole gala thing as an event concept. Conformism makes us turn the “gala” concept into a “formal event”, thing for which a dresscode’s freedom of choice is often misconceived. In countries where gala parties are part of a daily basis, it’s much more easier to get all its difficulties to, finally, to energize a menswear style that usually turns out to be seemingly standard and boring. What’s a man to do, then, to avoid being part of a dull flock? To state a difference with details because, almost as part of a customary rule, it appears that suits, morning dresses and tuxedos are the only way to dress properly for a gala. Besides having a sobriety, you can add details that make an outfit a one-of-a-kind, specially with pocketed handkerchiefs, cuffs, watches, etc. It’s also recommendable to keep an eye on cuts, textures and sheens on every suit. A much more energetic and appealing construction can also be a symbol of distinction when used in a reasonable way.

In any ways, our best school is award season. Red carpets at the Golden Globes, SAG Awards, BAFTAs, and Oscars, are always shiny showcases worth of checking, in order to confirm that not only there are ways of looking elegant, but also to learn the differences between the work of designers and to appreciate the importance of having good taste in shoes and ties. Therefore, we only have to wait for this sunday to watch this year’s Academy Awards to see how do celebrities move in a social scenario that allows no mistakes whatsoever.

Post AnteriorClements Ribeiro: Una Aventura Masculina Siguiente PostTopman Design FW12

¿Qué opinas tú?

Alexa dice:

Hello again!! :)
Handsome guys :) The “James Bond” look hot and I must say – Tom Ford, ah, such a good looking men! I love men in a suit.

http://www.hi-fistories.blogspot.com

.saboskirt. dice:

They all look amazing with their outfit. Stunning!

Much love from the SABO SKIRT girls!
SHOP: http://www.saboskirt.com
BLOG: http://www.saboskirt.blogspot.com

Maria Jose dice:

Me encantó y comparto el sentimiento (en mi caso, respecto a Argentina) de tu reflexión en esta entrada!! Lo del insípido rebaño me matóo, ja,ja!!
Buenos Aires, otrora reconocida por la elegancia europea de su gente, hoy en general, es un despliegue lamentable de mamarachos cada vez que se da la ocasión de cualquier evento formal o gala de amplia difusión. En looks y actitud hay de todo: desde los aburridos y sosos, hasta los “cool” que pisotean olímpicamente el mínimo dress-code y los pseudo-excéntricos.
Yo también espero cada año los Oscar y la gala del MET para celebrar que aún queda algún refugio para la clase y el buen gusto.
Beso grande desde BA,
María José
http://nuarbarcat.blogspot.com/