"¿Cómo se puede mantener el talento en un mundo voraz? ¿Cómo no tentarse frente a las luces y apariciones?"

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"¿Queremos o no ser considerados un país donde existe la moda?"

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

FLASHBACK: George Magazine

24/10/2012/ 11:30 am

Hace ya bastante tiempo que la política contemporánea está valiéndose de imágenes para poder solventar sus postulados. Reflexionando sobre las elecciones municipales que Chile vivirá el próximo domingo, no queda más que reafirmar esta premisa. Y es que jingles, slogans, actividades ciudadanas que nada tienen que ver con política, así como el bombardeo comunicacional vía redes sociales, han convertido al arte del diálogo humano en una carrera por el poder de poco peso en su discurso y de un tonelaje insoportable en su aparataje cosmético. Entendiéndolo así fue que el mítico y difunto John F. Kennedy Jr. decidió fundar la controvertida revista George en 1995, en tiempos en que Internet estaba en pañales y la política comenzaba a mover su centro de gravedad desde una oligarquía hermética y poderosa hacia una masa ciudadana que, hoy por hoy, tiene muchísimo más nivel de organización. Y es que la moda era un pretexto ideal para, junto con la política, fusionar dos cosas que anteriormente eran inconcebible entremezclar. Sin embargo, su primera portada -en la que salió Cindy Crawford disfrazada de George Washington-, implantó una nueva forma de ver la política y remeció a todos los actores involucrados. Kennedy Jr. había por fin puesto sobre la mesa a la política como un tema en el que la moda y el lifestyle tenían mucho que ver y expresar. Fue así como esta revista, siempre manteniendo una atractiva factura editorial, supo arrancar de raíz los más oscuros secretos de la configuración del poder norteamericano, desenmascarando la labor de lobbistas, la corrupción, intereses corporativos, e incluso las marcadas tendencias políticas de celebridades del mundo de la moda y artístico en general.

A menudo confundida con una revista de moda para hombres, o bien de celebridades, lo cierto es que Revista George fue pionera en su tipo, al hacer de la moda y la cultura pop un medio elástico para introducir la política como un tema interesante sobre el cual informarse. ¿Qué tendrá que decir el mundo de la moda sobre política? ¿Cómo convive la cultura pop y el ejercicio político? Estas fueron algunas de las premisas que llevaron al menor de los Kennedy a emprender editorialmente en este proyecto, aprovechándose además de su estatus de celebridad. Sus portadas siempre dieron mucho de qué hablar y a menudo se podían ver a supermodelos en ellas. Pero un medio tan incomprendido no logró dar la talla con el mundo publicitario. Por esto, luego del accidente que provocó la muerte de John F. Kennedy Jr. en 1999, la revista George apenas pudo sobrevivir sin su carismático fundador hasta principios del 2001. ¿Es acaso la política un tema blindado y sagrado? ¿Tiene la credibilidad que merecen los aspectos más doctos del conocimiento humano? Cualquiera sea nuestra apreciación al respecto, Kennedy Jr. tenía razón: la política es y será uno de los más grandes shows que existen.

It’s been a while since contemporary politics is making use of outer images to validate its postulates. Reflecting on the municipal elections that will take in Chile this sunday, there’s nothing left but to reassure this idea. Campaign jingles, slogans, city activities that have nothing to do with politics, as well as communication bombing on social media, have made the art of human dialogue a career for power that owns a very light speech, but an ubearable titanic heavyweight on its outer apparatus. This is the idea that made mythical and late John F. Kennedy Jr. to found the controversial George Magazine in 1995, at times when the Internet was about to flourish and politics started to change its magnetism from a powerful oligarchy to a citizen mass that, nowadays, has an impressive way of getting organized together. And fashion was a perfect pretext that, together with politics, get a fusion that was not a common thing to see get mixed. However, its first edition cover -in which Cindy Crawford came out dressed as George Washington- , established a new point of view for politics and shook all the political personas. Kennedy Jr. had finally put on the table the politics topic as a theme on which fashion and lifestyle had actually lots to do and say. This is how this magazine, by always maintaining an attractive editorial quality, knew well how to rip off the darkest secrets of American power, unmasking the work of lobbists, corruption, corporate interests, and even the notorious political tendencies of fashion and artistic celebrities.

Often confused for a menswear or a celebrity lifestyle magazine, the truth is that George Magazine was the first one of its kind, by making pop culture and fashion an elastic support for introducing politics as a general interest to read. What does the world of fashion has to say about politics? How do pop culture and the political duties live together? These were some of the questions that led the youngest of the Kennedys to get his hands on the editorial work of this project, by also taking good advantage of his celebrity status. Its covers were always a conversation topic and you could see supermodels on them every once in a while. But such a misunderstood media support was not quite conventional for advertisers. This is why, after Kennedy’s fatal accident in 1999, George Magazine could barely survive until early 2001. Are politics a bulletproof and sacred thing? Does it have the credibility that other erudite aspects of human knowledge boast? Whatever may be for each one of us, Kennedy Jr. was right: politics are -and will be- one of the greatest shows ever seen.

Post AnteriorSaint Laurent Paris SS13 Siguiente PostZ Zegna SS13

¿Qué opinas tú?