"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"¿Queremos o no ser considerados un país donde existe la moda?"

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

Davidelfin FW12-13

9/02/2012/ 3:22 am

En medio del otoño-invierno 2012-2013, y combatiendo una ola polar que no se experimentaba en poco más de 5 décadas en Europa, la otrora Pasarela Cibeles estrenó lo más célebre de la temporada española con un nombre renovado: Mercedes-Benz Fashion Week Madrid 2012. Aunque se pueda discutir sobre si existe una efectiva pérdida de identidad de este escenario, lo cierto es que España intenta dar señales de que la crisis se combate con creatividad y principios. Y qué mejor ejemplo que la colección Will de Davidelfin para poner en evidencia una vez más la postura europea sobre la actualidad económica.

Hace poco vimos cómo la depresión estaba inundando el alma escandinava en plena semana de la moda de Estocolmo. Al parecer, Madrid también lo expone, esta vez mostrándonos un Davidelfin bastante más apagado que el del verano pasado, donde su colección Katharsis ofrecía una generosa gama de coloridos, dejando expuesta la silueta masculina gracias a sus transparencias. Es así como para este invierno, Davidelfin propone el uso del blanco, el negro y el beige como colores base, optando por cortes sartoriales rectos que a veces se extienden a la usanza monacal. Todo lo anterior es ensamblado como si estuviésemos viviendo los años ’60. Es notable como la moda europea está denotando un cansancio y planteando un asunto de crisis bastante más macro que el de la detentación de riqueza, exponiendo un luto que salta a la vista con colores que inspiran una solemnidad sepulcral. A pesar de la falta de colorido para el invierno, Davidelfin siempre se ha caracterizado por sorprender y por agregar valor a lo que se hace en España. En este caso, el diseñador español hace un certero diagnóstico del sentimiento de la crisis, con una pasarela que luce como una procesión hacia un futuro incierto.

In the midst of the 2012-2013 fall-winter time, and fighting back an unusual polar wave that had place in Europe more than 50 years ago, the former Pasarela Cibeles showed the most renowned of the spanish season with a new name: Mercedes-Benz Fashion Week Madrid 2012. Although there is no way of putting an end to the discussion of this stage’s possibility of a  genuine loss of identity, the true thing is that Spain is trying to say that the crisis must be faced with creativity and principles. The best example for this, is the Will collection by Davidelfin, which puts the current european economy in the spotlight.

A few days ago, we saw how depressing was the scandinavian soul getting at the Stockholm Fashion Week. It looks that in Madrid things are going in the same direction, by showing a much duller palette than last summer’s, in which his Katharsis collection was very generous in terms of color, allowing the exposure of male silhouettes thanks to his work with transparent materials. This is how, for this winter, Davidelfin proposes the use of white, black and beige as basic tones, choosing straight sartorial cuts that, in some cases, are as long as the ones of monastic style. All these things are put together as a clear resemblance of the sixties. It’s quite remarkable the way in which european fashion is showing a sort of burnout and putting on the table a much greater crisis issue than the mere holding of wealth, showing an evident grief in colors that inspire a deathly solemnity. In spite of his lack of color for this winter time, Davidelfin has always been a trademark of surprise and quality of the spanish fashion scene. In this case, the spanish designer makes an accurate diagnosis of the whole feeling of the crisis, with a runway show that looks better like a procession towards an uncertain future.

Post AnteriorWHY NOT: Céline Siguiente PostNicholas K: Los Vaqueros del Apocalipsis

¿Qué opinas tú?

María José dice:

Excelente análisis y magnífica prosa!! Poca gente produce ese placer con su escritura y conocimiento. Un lujo, Cristián.
Me tocó ver a Davidelfin en Cibeles y otro año en NYC, donde su propuesta -siempre temeraria, conceptual y aclimatada al tiempo que vive- no logró sobrevivir, por tratarse de una pasarela de las más adictas al RTW convencional.
Beso grande desde BA,
María José
http://www.nuarbarcat.blogspot.com/

P.D.: para apostar más fuerte a lo del blog y obtener representación, obviamente me piden que consiga muchos más seguidores. Si acaso podés sugerirme alguna idea para crecer, ya sabés que sería invalorable.