"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"¿Cómo se puede mantener el talento en un mundo voraz? ¿Cómo no tentarse frente a las luces y apariciones?"

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

Artem Klimchuk FW13

12/03/2013/ 8:20 pm

Ucrania es un país que está muy por sobre su pasado soviético, donde no sólo se respira el hambre de la modernidad, sino también existen instancias donde las industrias creativas han podido echar raíces. Es así como la Ukrainian Fashion Week lleva 16 años desarrollándose como la vitrina más importante para observar lo que sucede en la moda de ese país. Dentro de lo más destacable de la edición 2013 este evento -que finalizó ayer-, estuvo la colección otoño-invierno de Artem Klimchuk, un joven diseñador que se decidió a estudiar diseño de vestuario luego de haber ejercido como modelo y productor, aprendiendo así a manejar diferentes aristas dentro de su oficio como consecuencia de experiencias desde diferentes disciplinas que potencian a la moda. En esta oportunidad, el diseñador presentó una pasarela mixta que se destacó por ser ecléctica y la influencia del streetwear.

Dentro de los looks masculinos de Artem Klimchuk, se destacan los pantalones de grandes dimensiones, donde tanto los tiros largos y calces anchos llegan igualmente en trabajo sartorial a formar parte de trajes en colores más tradicionales como el negro, gris y el café. Juegos de dos o tres colores planos aparecen de forma simple y limpia sobre camisas estampadas y en sweaters, mientras que un par de abrigos -uno de tres cuartos y otro de largo completo-, ponen el acento más típico del armario invernal a una pasarela libre de excentricidades y adornos, y que muestra a un invierno joven y esencialmente urbano. Esta es, a todas luces, una colección sobria pero con intenciones de adoptar los estándares occidentales del diseño. Una búsqueda de madurez y dirección para potenciar un diseño moderno, alejado de ser un panfleto visual y con ánimo de integrarse al circuito mundial de la moda.

Ukraine is a country that has stepped over its soviet past, where not only there’s a hunger for modernity, but also instances where creative industries have achieved to build upon. This is how Ukrainian Fashion Week has been being carried for 16 years now as the most important showcase of all things fashion in the country. Among this year’s highlights -which ended yesterday-, you could notice Artem Klimchuk, a young designer that decided to study fashion after working as a model and stylist. This is how he learned how to handle different angles inside his work, as the consequence of his own experiences in disciplines that get fashion empowered. This time, the designer presented a mixed runway that was best known for being eclectic and influenced by streetwear.

Among Artem Klimchuk’s menswear outfits, you can see oversized pants, where high waist and wide fits take part of tailored outfits in traditional colors like black, grey and brown. Sets of two of more plain colors appear in a simple and clean manner on printed shirts and sweaters, while a pair of coats -of 3/4 and full lengths-, are the typical accent of a wintertime closet in a runway that stayed free of flamboyant garnishes and shows a young urban winter. This is, by far, a sober collection with intentions of merging into the Western World’s design standards. A search of maturity and drive to promote a modern design, distant from being a visual pamphlet and with the encouragement of getting integrated to the world circuit of fashion.

Post AnteriorMichael Bastian FW13 Siguiente PostYoox x Technobohemian

¿Qué opinas tú?