"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

"¿Queremos o no ser considerados un país donde existe la moda?"

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"¿En qué momento esto deja de ser un hobby? ¿Cómo instalar una plataforma que permita construir una vida de blogger?"

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

VELVET SPORTCOATS

12/09/2012/ 10:00 am

Cuando el riesgo está en la materialidad, no existe duda alguna de que el terciopelo pone a prueba toda nuestra personalidad. ¿Estamos preparados para brillar de manera casual? Esta es una premisa fundamental para considerar el uso de chaquetas de terciopelo en nuestro día a día, en donde una combinación adecuada de colores podría resultar en más que un acierto para su uso. Su apogeo en los ’60s y ’70s las convirtieron en una prenda ridículamente vetada durante los ’90. Sin embargo, en el último tiempo, hemos podido ver cómo diseñadores como Tom Ford, Ralph Lauren, Burberry, entre otros, han hecho del terciopelo una materia prima que puede ser manejada con maestría y en armonía con otras telas difíciles de poner sobre la piel de los hombres, como el caso de la seda. El nuevo despegue de su uso, ha convertido a la chaqueta de terciopelo en un ámbito de aventurera improvisación, logrando que la chaqueta de traje no sea el único camino. Hoy por hoy, podemos observar el terciopelo en otros formatos de chaqueta, como la cruzada y la de corte italiano. Inspirador de la nobleza, el terciopelo ha vuelto con fuerza para quedarse y sentar un nuevo clásico que viene a reivindicarse en una época donde la crisis necesita de nuevos referentes, en los que la chaqueta de terciopelo calza perfectamente como uno de esos ítems codiciados y a los que hay que avocarse a encontrar para nuestros armarios. ¿Será ésta la puerta de entrada para volver a glorificar al terciopelo como una tela apta para todo? ¿Se convertirá la chaqueta de terciopelo en una prenda esencial de cada hombre bien vestido?

When the risk is placed on used materials, there’s no doubt whatsoever in the fact that velvet puts our personality to the test. Are we prepared to shine in a casual manner? This is a basic statement for considering the use of velvet sportcoats on our daily basis, in which a proper color matching could result in more than just a good decision. Its height during the ’60s and the ’70s turned them into a ridiculosly forbidden garment in the ’90s. However, these days, we have been able to see how designers like Tom Ford, Ralph Lauren, Burberry, among others, have turned velvet into a flexible raw material, in order to be skillfully handled with harmony among other hard-to-wear fabrics on men’s skins, like for instance, silk. Its brand new boom has made the velvet sportcoat a matter of mere improvisation, widening the possibilities for the classic suit jackets. Nowadays, we can catch eye on velvet in other jacket formats, such as double-breasted and italian cut. As an inspiration for royalty, velvet has come back for good as a new classic that vindicates itself in times in which crisis needs new referents, and velvet sportcoats fit perfectly in the idea of becoming a must-have in our closets. Is this the starting point for glorifying velvet as a multitask fabric? Will velvet sportcoats become an essential garment of every well-dressed men?

Post AnteriorCamo Is Back Siguiente PostONLINE FAVES

¿Qué opinas tú?