"¿Cómo se puede mantener el talento en un mundo voraz? ¿Cómo no tentarse frente a las luces y apariciones?"

"Vestir conforme a las tendencias de vanguardia es un acto inmerso en el terreno del miedo para el hombre latinoamericano."

"Una confección más enérgica y visualmente atractiva también puede ser un signo de distinción si se aplica en la justa medida."

"¿Queremos o no ser considerados un país donde existe la moda?"

"Sólo depende de los que somos entusiastas de la moda que no se pierda la originalidad y la libertad de imponer tendencias."

RETRO MAGS

17/04/2015/ 7:05 pm

Durante los tiempos que corren, el negocio editorial en Chile está experimentando quizás sus altibajos más dramáticos del último tiempo. Quienes pensaban que los diarios y revistas corrían por carril independiente, pueden notar que la generalidad de los medios se encuentra en puntos bajos preocupantes y que han involucrado incluso a canales de televisión, como TVN. No obstante, la industria aún lucha con garras y dientes por mantenerse a flote en una era digital en la que blogs y plataformas online entraron hace bastante tiempo a compartir el share de mercado. Pese a todo, aún existen en el inconsciente colectivo algunas revistas que marcaron pauta debido a su diseño y propuesta editorial, como en el caso de las desaparecidas Ronda, Blank y Fibra. Aquí va un pequeño vistazo a estas revistas que marcaron una era en la que la creatividad lo era todo.

RONDA

Uno de los últimos proyectos editoriales que tuvieron una breve circulación fue Revista Ronda, creada en conjunto entre Cinecien y Mori. Dirigida por Francisco Gutiérrez, esta revista se caracterizó por mezclar el lado más mundano de la moda y el consumo con contenidos culturales. De esta forma, la literatura y las artes visuales tenían aquí un espacio en papel, conformando un completísimo ámbito del lifestyle en Santiago de Chile. Un producto editorial de excelente factura física que solía distribuirse en lugares de la época, como el Bar Central, Restaurant Dominga, tienda Pituqui-Pinaqui, etc, y que entró con fuerza en lo que podríamos considerar como el proto-hipsterismo. Ronda fue, por excelencia, una revista cooltureta que vale la pena coleccionar y atesorar como una manera de recordar que el ámbito magazinesco independiente sí puede resurgir, captar audiencias y establecerse con proyectos interesantes.

BLANK

Durante siete años, Revista Blank fue la que marcó a fuego a toda una generación que vio cómo en Santiago despertó la inquietud por generar espacios alternativos y creativos para la moda. Fue así como Patricio Miñano junto a Gabriel Schkolnick crearon este medio que logró destacarse no sólo por criar a toda una generación de profesionales creativos y prestigiosos, sino también por instalar bajo una aparente superficialidad, temas sociales y contingentes que entre 2001 y 2008 eran imposibles de hablar sin algún tipo de resquemor social. Fue así como tópicos incómodos para la época como las drogas, el sida, la desigualdad de género o la homosexualidad fueron expuestos con un trabajo editorial sorprendente y plumas que hoy en día son nombres consolidados. Sin duda, Blank fue pionera en su tipo y logró romper con los esquemas editoriales de un Chile por entonces tibio y gris.

FIBRA

Entre los años 2004 y 2006, Revista Fibra apareció como un verdadero referente de la irreverencia en los medios. Siempre colorida e imponente, esta revista se caracterizó por provenir desde una gran empresa privada -Telefónica Chile-, pero con un discurso que hoy en día la podrían comparar con medios como The Clinic. En Fibra, se hablaba abiertamente de poder, corrupción, sexo, contingencia, entre otros temas controversiales, con un eje gráfico estimulante que no dejaba indiferente a nadie. Una revista de corta existencia, pero intensísima repercusión. Un ejercicio editorial que representó fielmente a la opinión pública en una época en la que aún las redes sociales y los blogs no aparecían en nuestro acontecer informativo. Aún es posible encontrar ejemplares de Fibra en el Persa Bio-Bio, o en sitios web de compraventa de productos.

Post AnteriorMODELOS VS DEPORTISTAS Siguiente PostCONCURSO BLACK XS BE A LEGEND

¿Qué opinas tú?